El 1ro de enero del 2012, algunos minutos luego de la bienvenida del nuevo año,  Diego Duran, un niño de 12 años de edad, residente del pueblo de Ruskin, Florida, fue impactado en la cabeza por una bala perdida mientras contemplaba los fuegos artificiales con su familia desde su patio.
                                                                                    ​
Investigadores de la policía concluyeron que el impacto que Diego recibió en la cabeza fue causado por una bala (calibre .45). Esta bala pudo haber ser disparada hasta una milla de distancia de donde el niño se encontraba.

Diego fue llevado al hospital, donde permaneció por varios meses bajo cuidado intensivo. Luego de multiples cirugías, procedimientos médicos y terapias intensivas, Diego pudo regresar a su casa. 

El movimiento de Cielo Libre de Balas fue creado por la madre de Diego, en conjunto con sus amigos y comunidades adyacentes que se unieron a concientizar al publico a cerca de los peligros de las balas perdidas y las consecuencias de disparar armas de fuego al aire con motivo de celebración.

Entrevista en el canal de Fox 13 a Diego y su madre, Sandy Duran.
A continuación encontrará enlaces a reportajes noticieros y videos acerca de
​balas perdidas por causa de celebración con armas de fuego.

¡Por favor comparta nuestro nuevo ​video educativo!
 Ayude a prevenir disparos al aire con motivo de celebración.
Noticias del 2016:

​​El Departamento de Educación y la Oficina de Sheriff de Hillsborough County, en Florida estarán educando a estudiantes de escuela intermedia y superior acerca de los peligros de usar armas de fuego en celebración.
Creando Conciencia Acerca de los Peligros de las Balas Perdidas.
Una bala puede viajar hasta 3 millas del lugar de donde fue disparada, dependiendo del calibre del arma de fuego. No hay manera de predecir donde va a caer esa bala. 
Cuando alguien dispara un arma de fuego al aire,
       todos estamos en peligro.
Cuando alguien dispara un arma de fuego al aire,
       todos estamos en peligro.